Cupcakes de zanahoria especiados. Receta saludable

Esta tarde hemos merendado estos deliciosos y saludables cupcakes de zanahoria. A mí me encantan los bizcochos y las tartas de zanahoria, son uno de mis dulces preferidos y llevaba ya un tiempo pensando en hacer una versión saludable de ellos. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

img_20161031_190423

Ingredientes (para 6 cupcakes):

  • 30g de zanahoria rallada (1 zanahoria pequeña)
  • 1 huevo
  • 2 claras de huevo (o 1 huevo más)
  • 1 cdta de aceite de oliva
  • 20g de coco rallado
  • 20g de harina integral de avena
  • 15g (1 cda) de harina integral de trigo
  • 3 cdas de azúcar moreno de caña integral (os recomiendo que lo compréis en una herboristería o dietética, pues el que venden en el supermercado es azúcar refinado tintado para que se vea más oscuro)
  • 1 cdta de esencia de vainilla
  • 1 cdta de levadura química
  • Un puñado de pasas
  • 1 cdta de canela
  • 1/2 cdta de nuez moscada
  • Edulcorante al gusto (yo he usado 1/4 cdta de edulcorante líquido)

Elaboración:

Mezclamos en un bol todos los ingredientes líquidos (el huevo, las claras, el aceite de oliva, la vainilla y el edulcorante, si usamos uno líquido) junto con el azúcar. Removemos bien con un batidor de varillas y a continuación, incorporamos la harina de avena, la de trigo y la levadura al bol de los ingredientes líquidos. Debemos hacerlo poco a poco y sin dejar de remover con el batidor de varillas.

Por último, agregamos el coco rallado y las especias. Volvemos a mezclar y añadimos las pasas y la zanahoria rallada. Repartimos la masa en los moldes (es importante que sean de silicona, pues debido a la poca cantidad de grasa que lleva la receta, si usáis moldes de papel se os quedará pegado).

Introducimos en el horno precalentado a 180º y horneamos durante 25 minutos. Os recomiendo pinchar con un palillo a partir de los 15 minutos para ver si están hechos.

¡Listo!

Tarta salada de berenjena y tomate

La berenjena es una de mis verduras predilectas, es muy versátil y se puede combinar con muchos otros alimentos, es por eso que casi siempre tengo alguna berenjena en la nevera. Para hoy, os traigo una receta con una de las mejores combinaciones para esta verdura, el tomate. Si queréis saber cómo preparar esta tarta salada de berenjena y tomate, seguid leyendo.

img_20161031_140755

Ingredientes (para 2 personas):

  • Una lámina de masa quebrada (receta de masa quebrada integral y sin mantequilla aquí)
  • 1 berenjena
  • 4 cdas de tomate frito (mejor si es casero)
  • Varias lonchas de queso light
  • Parmesano rallado al gusto
  • Varias hojas de albahaca fresca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Cortamos la berenjena en rodajas finas y salamos. Calentamos una sartén con un chorrito de aceite de oliva y hacemos las rodajas de berenjena a la plancha hasta que estén doradas y tiernas.

Colocamos la masa quebrada sobre el molde. Ajustamos bien con los dedos y recortamos la masa sobrante. Pinchamos con un tenedor y cubrimos con legumbres para que la masa no suba durante el horneado. Introducimos en el horno, precalentado a 180º, durante 10 minutos.

Retiramos las legumbres y cubrimos el fondo de a tarta con tomate frito. Colocamos la berenjena y el queso light en trozos. Cubrimos con el parmesano rallado y decoramos con las hojas de albahaca. Horneamos durante 20 minutos a 180º. Pasado ese tiempo, encendemos el grill del horno y gratinamos hasta que adquiera un bonito color dorado.

¡Listo!

Alcachofas a la Montillana

Hoy os traigo una receta muy típica en mi pueblo, Moriles, pues para realizarla se usa el vino con denominación de origen Montilla-Moriles. Aunque si no lo tenéis, podéis usar cualquier vino blanco de vuestra elección.

IMG_20161026_140847.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 latas de alcachofas en conserva
  • 75g de jamón en taquitos
  • 2 filetes finos de lomo de cerdo
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cdta de harina de trigo
  • 200ml de vino blanco Montilla-Moriles
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Cortamos los filetes de lomo en tiras pequeñas, calentamos una sartén con un chorrito de aceite y salteamos el lomo. Cuando esté ligeramente dorado, agregamos el jamón. Salteamos unos minutos y reservamos. Cortamos la cebolla en juliana y picamos el ajo. En la misma sartén, rehogamos la cebolla y el ajo hasta que todo esté bien pochado.

Agregamos el lomo, el jamón y la cucharadita de harina. Mezclamos bien e incorporamos las alcachofas escurridas. Agregamos un poco del caldo de conserva (1/4 de vaso aproximadamente) y el vino. Subimos el fuego y esperamos a que se evapore el alcohol y la salsa reduzca. Salpimentamos y servimos.

¡Listo!

Espaguetis al nero di sepia con langostinos

El otro día vi en el supermercado unos espaguetis al nero di sepia y sin pensarlo dos veces, los metí en la cesta. Acto seguido fui a la sección de pescado y marisco y cogí una caja de langostinos. Así que hoy me he marcado estos deliciosos espaguetis al nero di sepia con langostinos y como no podía ser de otra forma, aquí os traigo la receta.

IMG_20161018_145441.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 180g de espaguetis al nero di sepia
  • 12 langostinos
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 3 cdas de tomate frito o tomate triturado
  • Parmesano rallado al gusto
  • 1 chorrito de vino tinto (opcional)
  • 250ml de agua + 1,8l de agua para cocer la pasta
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando el caldo de langostinos. Pelamos los langostinos y sofreímos las cabezas y las cáscaras en una olla con un poco de aceite. Con una paleta, vamos presionando las cabezas para que suelten todos sus jugos. Cuando las cabezas estén anaranjadas, añadimos el chorrito de vino tinto y esperamos a que se evapore el alcohol. Agregamos 250ml de agua y dejamos en el fuego (sin que llegue a hervir en ningún momento). Salamos.

Mientras, preparamos el sofrito para la salsa. Calentamos un poco de aceite en una sartén honda y sofreímos los langostinos hasta que estén completamente hechos. Reservamos. En la misma sartén, sofreímos la cebolleta y el ajo. Cuando todo esté bien pochado, incorporamos el tomate frito y la albahaca picada. Le damos un par de vueltas y agregamos el caldo de los langostinos, que habremos colado previamente. Dejamos a fuego fuerte y esperamos a que reduzca el caldo y nos quede una salsita espesa (tardará unos 10 minutos). Incorporamos los langostinos a la salsa y retiramos del fuego.

Ponemos a hervir en una olla alta 1’8l de agua con sal e introducimos los espaguetis. A medida que se vayan ablandando, empujamos los espaguetis hasta conseguir que esté todo dentro de la olla. Dejamos hervir el tiempo indicado por el fabricante (normalmente unos 10 minutos) y escurrimos.

Por último, mezclamos los espaguetis con la salsa de langostinos y servimos acompañando con un poco de queso parmesano.

¡Listo!

Ensalada de mandarina, nueces y pasas

Ahora que ya estamos en otoño y los supermercados están repletos de mandarinas, os traigo esta receta de ensalada de mandarina, pues no siempre tenemos que comernos las mandarinas solas. Yo nunca la había probado en ensalada y la verdad es que he quedado muy contenta con el resultado ¡Os animo a que la probéis!

IMG_20161017_221252.jpg

Ingredientes:

  • 1 mandarina
  • Canónigos
  • Nueces
  • Pasas
  • Picatostes (podéis hacerlos con pan integral en el horno)
  • Parmesano
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1 cda de vinagre de módena
  • 1 cdta de miel
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Pelamos y cortamos los gajos de la mandarina por la mitad. Cortamos el parmesano en tiras o bastones, o si lo preferís, en lascas. Colocamos los canónigos en una fuente y sobre ellos, la mandarina, las nueces, el parmesano, las pasas y los picatostes. Salpimentamos.

Preparamos la vinagreta mezclando el aceite de oliva, el vinagre y la miel. Removemos bien y aderezamos la ensalada.

¡Listo!

Burritos de pechuga de pollo, queso y repollo

Estos burritos son un plato fácil, rápido de hacer, y además de estar riquísimos, son una muy buena y saludable opción para una comida, pues aportan proteínas, hidratos de carbono y fibra, sobretodo si usamos tortillas de trigo integrales.

IMG_20161017_150705.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 tortillas de trigo (mejor si son integrales)
  • 4 cdas de salsa de tomate (receta fácil y saludable aquí)
  • 12 lonchas de fiambre de pechuga de pollo
  • 4 lonchas de queso light
  • 1/2 cebolleta
  • Repollo
  • Orégano

Elaboración:

Colocamos las tortillas de trigo sobre un plato y extendemos una cucharada de salsa de tomate con ayuda de una cuchara. A continuación colocamos las tres lochas de pollo a lo largo y sobre ellas, el queso, la cebolleta picada y el repollo, también picado. Espolvoreamos con orégano y cerramos el burrito, que se mantendrá cerrado gracias a la salsa de tomate.

Repetimos los pasos para las otras tres tortillas e introducimos en el horno, precalentado a 200º, durante 20 minutos.

¡Listo!

Bacalao dorado o Bacalao à Brás

Hace unos días subí a Instagram una foto de mi almuerzo, era Bacalao dorado o Bacalao à Brás. Os dije que subiría la receta al día siguiente, pero se me olvidó… Así que os traigo la estupenda receta hoy. Además os diré cómo hacerlo para que sea un plato lo más ligero posible.

IMG_20161013_145933.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de migas de bacalao desaladas (cómo desalar bacalao)
  • 300g de cebolla
  • 2 patatas medianas
  • 5 huevos
  • 40ml de nata líquida (esto es opcional, pero si lo vais a añadir, os recomiendo usar nata líquida sin lactosa, pues sólo tiene un 15% de materia grasa, o bien, leche evaporada).
  • Perejil
  • Cebollino (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Este plato tradicionalmente se sirve con aceitunas negras, pero como a mí no me gustan, no las he añadido. Vosotros sois libres de hacerlo.

Elaboración:

Comenzamos rallando las patatas y las colocamos en una fuente apta para horno. Salamos, echamos un chorrito de aceite de oliva y mezclamos bien. Introducimos en el horno precalentado a 180º y dejamos cocinar hasta que estén doradas, removiendo frecuentemente. Pasados unos 30-40 minutos podemos encender el grill para que se terminen de dorar.

Mientras se hacen las patatas, cortamos la cebolla en juliana muy fina y la sofreímos a fuego lento en una sartén honda. Al cabo de 15 minutos, cuando la cebolla esté bien pochada, incorporamos el bacalao y subimos el fuego. Cocinamos unos minutos y añadimos las patatas. Removemos muy bien para que las patatas se mezclen con el resto de ingredientes, pues al salir del horno estarán bastante compactas aunque hayamos removido frecuentemente.

En un bol, batimos los huevos con la nata y a continuación, incorporamos la mezcla a la sartén. Cocinamos a fuego alto, removiendo frecuentemente, hasta que el huevo se haga pero sin que llegue a quedarse seco.

Retiramos del fuego y añadimos el perejil fresco picado. Removemos y servimos colocando sobre el bacalao un par de aceitunas negras o cebollino.

¡Listo!

Tortilla de patatas light

Uno de los platos más conocidos y extendidos por España es la tortilla de patatas. Si atendemos únicamente a sus ingredientes (huevo, patata y en algunos casos, cebolla) no podríamos catalogarla como un plato poco saludable. Sin embargo, el hecho de que haya que freír las patatas hace que las calorías -y grasas- se eleven exponencialmente.

Por tanto, para hacer una tortilla de patatas ligera o saludable, solo tenemos que usar un método de cocción diferente para las patatas. En esta receta yo usaré la técnica de vapor, pero podéis usar cualquier otra, como el horneado.

DSC_0654-01.jpeg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 huevos
  • 2 patatas no muy grandes
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando las patatas. Puesto que vamos a hacer las patatas al vapor (o si lo prefieres en el horno), os recomiendo cortar las patatas en rodajas de menos de 1 cm de grosor, pues así el tiempo de cocción será menor que si las cortamos en cubos.

Una vez que tenemos las patatas cortadas en rodajas, las salamos y preparamos la olla para hacerlas al vapor. Necesitaréis una olla doble especial para cocer al vapor. En la olla inferior, pondremos el agua (a mí me ha bastado con 1 litro y medio) y en la olla superior (la que tiene la rejilla) colocaremos las patatas.

Ponemos las dos ollas al fuego y cuando el agua empiece a hervir, colocamos el temporizador en 15 minutos. Pasado ese tiempo, pinchamos las patatas con un palillo de madera para comprobar si están hechas. El palillo debe atravesar la patata sin dificultad, si esto no ocurre, dejamos cocer unos minutos más.

A continuación, cortamos la cebolla en juliana y la sofreímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando esté bien pochada, retiramos y mezclamos con la patata en un bol. No os preocupéis si la patata se rompe al removerla. Batimos los huevos en otro bol y vertimos sobre la patata y la cebolla. Agregamos un pellizco de sal y removemos de nuevo.

Calentamos una sartén anti-adherente con un poco de aceite de oliva y agregamos la mezcla del huevo con las patatas y la cebolla. Aplastamos con ayuda de una paleta y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego bajo-medio. Tendremos que prestar atención para que no se queme, yo siempre me guío por el olor.

Cuando esté hecha y dorada por abajo, le damos la vuelta con ayuda de un plato y dejamos cocinar por el otro lado unos 5 minutos, también a fuego bajo-medio. Pasado ese tiempo ya podemos emplatar la tortilla. Para tener una comida completa y saludable, podemos acompañarla con una ensalada, yo por ejemplo la he servido con una ensalada de aguacate, tomate, rúcula y queso feta.

¡Listo!

Potaje de habichuelas sin olla express. Receta fácil

¿Cuántas veces os ha apetecido un plato de potaje de vuestra abuela bien calentito? Podríais preguntarle la receta pero siempre tendréis el tiempo en vuestra contra. Es por eso que hoy os traigo esta magnífica receta con la que podréis disfrutar de un rico potaje de habichuelas sin perder mucho tiempo y sin necesidad de usar una olla express. El secreto está en usar unas alubias de bote (pero no le digáis nada a vuestra abuela).

IMG_20161006_144131.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de alubias de bote (peso escurrido)
  • 400 ml de caldo de verduras
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 2 tomates pera maduros
  • 1 cdta de tomate concentrado (podemos usar en su lugar 1 tomate seco)
  • 1/2 cdta de carne de pimiento choricero
  • 1 patata mediana
  • 1 chorizo (podéis eliminarlo si queréis una receta más saludable, o bien, usar chorizo de pollo, que tiene mucha menos cantidad de grasa que el chorizo de cerdo)
  • 1/4 cdta de cominos molidos
  • 1/4 cdta de pimentón dulce
  • 1/4 cdta de azúcar moreno (podéis usar azúcar mascabado o de caña integral)
  • Unas ramitas de perejil picado
  • Una pizca de pimienta de cayena molida
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando el sofrito de nuestro potaje. Para ello, cortamos la cebolla en juliana y el ajo en láminas. Rehogamos en una olla con un poco de aceite caliente. Agregamos el pimiento verde cortado en trozos no muy grandes y el tomate cortado en dados. Sofreímos unos minutos y añadimos la carne de pimiento choricero y el tomate concentrado o tomate seco. Dejamos cocinar a fuego medio-bajo hasta que esté bien pochado. Es muy importante que lo dejemos el tiempo que sea necesario, pues esto es lo que nos dará sabor al plato.

Retiramos el sofrito de la olla y lo introducimos en el recipiente de la batidora. Batimos hasta que quede una textura lisa y homogénea, si es necesario podemos añadir un poco de caldo.

Pelamos la patata y la cortamos “chascando” en gajos, esto hará que la patata suelte almidón y nos quede un guiso espeso. Cortamos el chorizo en rodajas y reservamos.

Añadimos una cucharada de aceite a la olla donde hemos hecho el sofrito e incorporamos la patata y el chorizo. Rehogamos unos minutos y añadimos el comino, el pimentón, la cayena y la pimienta negra. Agregamos el sofrito batido, el caldo, el perejil y el azúcar. Salamos y dejamos cocinar, removiendo de vez en cuando, unos 15 minutos desde el primer hervor.

Pasado ese tiempo comprobamos que la patata está cocida: pinchamos un gajo de patata con un palillo de madera y si atraviesa la patata sin resistencia es que la patata está cocida.

Lavamos las alubias bajo el grifo para eliminar el líquido de la conserva, siempre con cuidado de que no se rompan las alubias. Incorporamos las alubias al potaje y dejamos cocer unos 3 minutos, para que se mezcle y absorba el sabor del potaje.

¡Listo!

Solomillo de cerdo en salsa de vino tinto con guarnición de tomates rústicos

Hace unos días compré un solomillo de cerdo y me puse a buscar recetas como una loca para cocinarlo. Como tenemos una botella de vino tinto que estaba echándose a perder, la opción ganadora fue cocinarlo en salsa de vino tinto (gracias a La Cocina de Pinky por la receta). Decidí acompañarlo con una guarnición de tomates rústicos muy fácil de hacer.

IMG_20161004_145219.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

Para el solomillo en salsa de vino tinto

  • 500g de solomillo de cerdo
  • 2 cdas de mostaza Dijon
  • 200ml de vino tinto
  • 200g de tomate rallado o triturado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cdta de azúcar moreno (yo he usado azúcar mascabado o de caña integral)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta de cayena molida al gusto
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Para los tomates rústicos

  • 4 tomates pera maduros
  • 3 rodajas de pan de pueblo
  • 1/2 cdta de tomillo seco
  • 1/2 cdta de albahaca seca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando los tomates rústicos.

Cortamos el pan en dados de unos 2cm y los distribuimos sobre una bandeja apta para horno. Regamos con un chorrito de aceite de oliva y removemos bien el pan con las manos, para que se impregne bien con el aceite.

Cortamos los tomates en cuartos y partimos cada trozo de nuevo por la mitad (es decir, cortamos en octavos). Repartimos el tomate sobre el pan, volvemos a regar con un poco de aceite de oliva y agregamos una pizca de sal y las hierbas aromáticas.

Horneamos a 200º durante 60 minutos.

Mientras se hacen los tomates, preparamos el solomillo en salsa. Para ello, limpiamos el solomillo y lo cortamos en trozos de unos 3 o 4 cm. Colocamos en un bol el solomillo y agregamos las 2 cdas de mostaza. Mezclamos todo con las manos para que se reparta bien.

Cortamos los dientes de ajo en láminas y los sofreímos en una sartén honda o en una olla. Antes de que se doren, añadimos el solomillo y cocinamos a fuego fuerte hasta que el solomillo se dore ligeramente. Agregamos el vino y mantenemos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (sabréis que se ha evaporado todo el alcohol cuando deje de desprender su característico olor).

Incorporamos el tomate, la pimienta de cayena, la pimienta negra y una pizca de sal. Añadimos el azúcar, removemos y dejamos cocinar a fuego medio-alto hasta que la salsa se reduzca y quede espesa.

Servimos el solomillo acompañado con la guarnición de tomates rústicos.

¡Listo!

Receta de salsa de tomate para pizza

Hoy no tenía salsa de tomate para hacer una pizza, así que he hecho una salsa casera con algunos ingredientes que tenía por la nevera y ha resultado estar riquísima. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20161002_150243.jpg

Ingredientes:

  • 150g de tomate rallado o triturado (puede ser de lata)
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cdta de carne de pimiento choricero
  • 1/2 cdta de orégano seco
  • 1/2 cdta de perejil seco
  • 1/4 cdta cominos molidos
  • 1/4 cdta de azúcar
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos sofriendo el ajo en un poco de aceite de oliva. Antes de que se ponga dorado, añadimos la carne de pimiento choricero y los cominos. Mezclamos con una cuchara de madera y añadimos el tomate. Salpimentamos y agregamos el azúcar, el orégano y el perejil. Reducimos la salsa a fuego medio-bajo entre 5 y 10 minutos, removiendo frecuentemente. Cuando tenga la consistencia deseada, retiramos del fuego.

¡Listo!

 

Receta de masa de pizza italiana

Después de probar varias recetas de masa de pizza, por fin he encontrado una que me gusta al 100%. Siempre tenía problemas con la textura, el sabor, la cocción… Pero con esta receta tendrás una masa riquísima y con una textura perfecta, ni demasiado dura ni demasiado esponjosa.

img_20161002_143957-01

Ingredientes (para 2 personas):

  • 250g de harina de fuerza (aunque también podéis usar harina normal o integral, pero tened en cuenta que afectará a su sabor)
  • 125ml de agua tibia
  • 2g de levadura de panadería seca o liofilizada
  • 1 cda de aceite de oliva
  • 4 o 5g de sal

Elaboración:

Colocamos la harina en un bol y reservamos 1 o 2 cdas (de los 250g) para amasar después. Con una cuchara de madera, abrimos un hueco en el centro de la harina. Por otro lado, mezclamos el agua tibia con la levadura y la vertimos en el hueco que hemos hecho en la harina.

Con la misma cuchara, movemos de dentro hacia fuera hasta que la harina absorba el agua. Agregamos entonces el aceite y la sal. Comenzamos a amasar con la mano hasta tener una masa medianamente manejable. A continuación pasamos la masa a una superficie enharinada y empezamos a amasar, intercalando un amasado normal -el de toda la vida- con un amasado estirando la masa en forma de churro y enrollándola sobre sí misma. Tendremos que repetir la operación durante 10 minutos.

En cuanto a la harina, no tenemos que usar 250g justos, sino que usaremos la harina necesaria hasta que la masa deje de pegarse.

Cuando terminemos de amasar, formamos una bola con la masa y la colocamos sobre un bol previamente engrasado. Cubrimos con un paño de algodón y dejamos levar en un sitio cálido durante 1 hora. Pasado el tiempo de levado, comprobamos si la masa está lista para hornear. Para ello, presionamos con un dedo la masa y si esta vuelve a recuperar su forma, es que está lista.

Extendemos la masa sobre papel de horno. Podemos usar las manos si nos gusta la masa gordita o bien, un rodillo si preferimos una masa fina. Una vez extendida la masa, cubrimos con los ingredientes que más nos gusten y horneamos a 230º (calor arriba y abajo) durante 15 minutos. Después horneamos unos minutos sólo con calor abajo, hasta que la base de la masa quede ligeramente tostada.

¡Listo!