Yakisoba de verduras y cerdo

Como sabréis si habéis consultado mis otras recetas japonesas, sigo el canal de youtube Nekojitablog en el que a veces, suben recetas de platos japoneses “adaptados” a occidente. Digo adaptados porque lo que en realidad hacen es elaborar platos japoneses con ingredientes que podemos encontrar fácilmente en los supermercados occidentales.

Gracias a su último vídeo “Convierte espaguetis en ramen” hoy os traigo una receta de yakisoba de verduras y cerdo que está realmente rica. Yo he usado auténticos fideos chinos, pero en el vídeo se indica cómo “convertir” los espaguetis en fideos chinos.

Si queréis saber cómo he hecho estos yakisoba de verduras y cerdo, seguid leyendo.

img_20161115_145743

Ingredientes (para 2-3 personas):

  • 200g de fideos chinos (los podéis encontrar en la mayoría de tiendas chinas de alimentación)
  • 220g de lomo de cerdo
  • 120g de repollo
  • 1/2 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 2 zanahorias medianas
  • 5 o 6 cdas de salsa Tonkatsu de la marca Bulldog (la podéis encontrar en supermercados especializados en alimentación asiática, o bien, podéis mezclar 2 cdas de salsa barbacoa, 1 cda de ketchup, 1 cda de salsa de soja y 1/2 cda de salsa de ostras)
  • 1 cda de salsa de soja
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando los fideos chinos. Para ello seguimos las instrucciones del fabricante. En mi caso tuve que hervir los fideos en agua con sal durante 2 minutos y escurrir. Cortamos las verduras en cubos y el lomo en tiras. No olvidéis lavar bien todas las verduras, incluido el repollo, una vez cortado.

En una sartén honda, ponemos un poco de aceite de oliva y doramos a fuego fuerte las tiras de lomo. Agregamos las verduras y removemos. Dejamos cocinar unos minutos. Incorporamos los fideos agregando medio vaso de agua para que se puedan despegar fácilmente. Removemos bien, intentando que los fideos se mezclen con la verdura y añadimos la salsa tonkatsu más la salsa de soja. Removemos con ayuda de 2 tenedores hasta que la salsa se haya mezclado bien con los fideos y la verdura. Apagamos el fuego y servimos.

¡Listo!

Bolitas crujientes de bacalao con salsa de pimientos del piquillo

El otro día tenía puesto por casualidad el programa de los hermanos Torres en la televisión y estaban haciendo una receta de crujientes de bacalao que me pareció una magnífica idea. Además, ya de por sí era una receta saludable y no había que hacer ningún cambio.

Así que me dispuse a comprar los ingredientes necesarios para llevar a cabo mi propia versión de la receta y hoy hemos comido estas deliciosas bolitas crujientes de bacalao con una salsa de pimientos del piquillo. Una combinación de 10.

Podéis consultar la receta original de los hermanos Torres aquí.

IMG_20161112_153641.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de bacalao desalado (podéis comprarlo tal cual, o bien, comprarlo salado y desalarlo en casa, aquí tenéis un tutorial sobre cómo hacerlo)
  • 2 patatas medianas
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150g de pan duro (lo usaremos para hacer pan rallado crujiente, tipo panko, podéis comprarlo en el supermercado si lo preferís o usar pan rallado normal -aunque el resultado no será, ni de lejos, igual de crujiente-)
  • 1 o 2 huevos para empanar
  • 8 pimientos del piquillo con su jugo
  • 1/2 cdta de pimentón
  • Cayena molida
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Ponemos a hervir las patatas, con piel, en una olla con abundante agua. Cuando comience a hervir, añadimos una cucharada de sal (no os preocupéis por la cantidad de sal, la mayoría se queda en el agua) y dejamos cocer unos 25 minutos. Pasado ese tiempo pinchamos las patatas con un palillo o cuchillo y si atravesamos la patata sin dificultad, es que está lista. En caso contrario, dejamos cocer unos minutos más y repetimos la prueba del palillo. Sacamos las patatas y las dejamos enfriar, al menos 30 minutos, sobre un escurridor.

Mientras las patatas se cuecen, abrimos el pan por la mitad y lo colocamos sobre la bandeja del horno. Partimos uno de los dientes de ajo por la mitad y lo refregamos sobre el pan. Imprenamos el pan con un chorrito de aceite y horneamos a 180º unos 15 minutos o hasta que el pan esté dorado y crujiente. Introducimos en un procesador de alimentos y trituramos ligeramente hasta obtener la textura de la foto:

DSC_0854-01.jpeg

A continuación, cortamos el bacalao desalado en trozos de menos de 2 cm y reservamos. Cortamos el ajo en láminas y picamos la cebolla. Sofreímos en una olla primero el ajo y después, la cebolla. Cuando esté dorado, incorporamos el bacalao y rehogamos unos minutos. Agregamos el pimentón y removemos. Pelamos las patatas, las partimos en cubos de 2 o 3 cm y agregamos a la olla. Dejamos que se cocine todo, a la vez que removemos, un par de minutos y apartamos del fuego.

Entonces, chafamos con ayuda de un tenedor hasta conseguir la textura que se ve en la siguiente imagen.

DSC_0860-01.jpeg

Por último, formamos bolas con la mano y las pasamos por el huevo batido y el pan rallado. Disponemos las bolas en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado y horneamos a 230º durante 20 minutos. Una vez pasado ese tiempo, encendemos el grill y dejamos en el horno hasta que queden doradas.

Para hacer la salsa, introducimos en un recipiente para batidora los pimientos del piquillo, una cucharada del jugo de los pimientos, otra cucharada de aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y cayena. Batimos hasta emulsionar y ya tenemos nuestra salsa.

Servimos las bolas junto a la salsa. También podemos acompañar con una ensalada simple, así agregamos más verduras y conseguimos un plato redondo nutricionalmente.

¡Listo!

 

 

Ensalada otoñal de aguacate y langostinos

No hay nada mejor que una rica ensalada saludable y que además, entre por los ojos. Es el caso de esta colorida ensalada de aguacate y langostinos, que además de apetitosa está súper rica. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20161111_143553.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 20 langostinos
  • 1 aguacate
  • 1 granada
  • Mezcla variada de lechugas y brotes
  • 1/2 limón
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Pelamos y hacemos los langostinos a la plancha. Salpimentamos.

Cortamos la granada por la mitad (hay que cortar perpendicular a las ondulaciones de la granada) y con ayuda de una cuchara, golpeamos enérgicamente la granada para sacar los granos.

Cortamos el aguacate por la mitad, retiramos el hueso y sacamos la carne con una cuchara. Cortamos en pequeños trozos y reservamos.

Exprimimos el medio limón y reservamos.

Colocamos la mezcla de lechugas en una fuente o bol, agregamos los langostinos, el aguacate y la granada. Salpimentamos y aderezamos con el zumo de limón y el aceite de oliva (debemos usar el doble de cantidad de aceite de oliva que de limón).

¡Listo!

Pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino

En mis primeros años de universidad, recuerdo que tenía un libro que se llamaba “Cocinar para uno mismo” y gracias a ese libro, hice mis primeros pinitos en la cocina. Había una receta que me gustaba muchísimo, era una receta de pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino. El problema era que llevaba más de medio vaso de nata y además, mantequilla.

Así que me he puesto manos a la obra y he hecho una versión mucho más ligera, pero igual de rica (mi novio dice que incluso más). Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20161110_145632.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 pechugas de pollo
  • 50ml de vino blanco
  • 1 cdta colmada de mostaza de Dijon (también os servirá mostaza a la antigua)
  • 2 cdas de nata líquida o leche evaporada
  • 200ml de caldo de carne o pollo
  • 1 cdta de mantequilla (Este ingrediente es opcional, pero os recomiendo que no lo excluyáis, pues marca la diferencia en este plato y total, es sólo una cdta)
  • 1 cdta de maizena
  • 4 cdtas de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Limpiamos y salpimentamos las pechugas de pollo, calentamos un chorrito de aceite en una sartén y doramos las pechugas por todos los lados. Retiramos de la sartén y reservamos.

Agregamos a la sartén el vino blanco, la leche evaporada, la mostaza y el caldo. Cuando empiece a hervir, incorporamos las pechugas y tapamos. Dejamos cocinar a fuego medio durante 10 minutos, dándole la vuelta a las pechugas a mitad de cocción.

Retiramos el pollo y mezclamos la maizena en el agua (es importante que esté bien disuelto y sin grumos). Cuando la salsa esté hirviendo, añadimos la maizena disuelta y removemos. Dejamos cocinar a fuego medio-fuerte hasta que la salsa adquiera el espesor deseado (tardará varios minutos en espesar).

Servimos colocando las pechugas en un plato y bañándolas con la salsa. De forma opcional, podemos añadir al plato un poco de cebollino picado.

¡Listo!

 

Revuelto de melva y tomate

¿Hay algo más fácil y rico que un revuelto? Siempre que estoy indecisa o perezosa a la hora de cocinar me inclino por hacer uno, y es que nunca falla. Por eso hoy os traigo la receta de este estupendo revuelto de melva y tomate, muy fácil y rápido de hacer.

IMG_20161104_143149.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 huevos
  • 1/2 cebolla
  • 200g de tomate natural troceado
  • 1 cda de salsa de tomate (opcional)
  • 1 lata grande de melva en conserva (85g peso escurrido)
  • 3 lonchas de queso light
  • Perejil fresco picado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Comenzamos sofriendo la cebolla cortada en juliana en una sartén. Cuando la cebolla esté dorada y transparente, agregamos el tomate y la salsa de tomate, salpimentamos, añadimos el perejil y dejamos cocinar a fuego medio-fuerte unos 5 minutos.

A continuación, escurrimos y desmenuzamos la melva. Incorporamos al sofrito y mezclamos. En un bol, batimos los huevos y agregamos a la sartén.

Por último, repartimos el queso en trozos y dejamos cocer a fuego medio a la vez que removemos. El tiempo de cocción dependerá de cómo de hecho nos guste el revuelto.

¡Listo!

Gachas de leche. Receta de postre saludable

Hoy os traigo una receta muy típica en mi pueblo por estas fechas… ¡Las gachas de leche!

Se suelen preparar para el día de Todos los Santos y hay muchas variantes (de leche, de “cuscurrones”, de mosto, de café…) Pero mis preferidas son las gachas de leche simples, que están buenísimas.

Pues bien, he decidido hacer una versión saludable a partir de las originales, cuya receta podéis encontrar aquí. He conseguido reducir la cantidad de aceite y azúcar a menos de la mitad, intentando no modificar el sabor del plato original de forma sustancial.

Si queréis saber cómo preparar estas deliciosas gachas de leche cordobesas bajas en calorías, seguid leyendo.

IMG_20161102_164947.jpg

Ingredientes (para 6 raciones individuales):

  • 1 litro de leche desnatada
  • 150g de harina de trigo (si sois valientes podéis intentar hacerlas con harina integral, yo no me he atrevido porque creo que modificaría demasiado el sabor)
  • 100g de azúcar moreno de caña integral (aseguraos que no os dan gato por liebre con el azúcar, yo la compro en una herboristería o tienda dietética)
  • 60g de aceite de oliva suave
  • 1 limón
  • 10g de anís en grano
  • 1 cdta de edulcorante líquido
  • 1/2 cdta de sal
  • Canela molida

Elaboración:

Ponemos a calentar el aceite en una sartén e incorporamos el anís en grano y la piel del limón. Dejamos que el aceite se infusione con el anís y el limón, sin que llegue a quemarse. A continuación, colamos el aceite para retirar el anís y el limón, aunque si queréis podéis dejar unos cuantos granos de anís.

Pasamos el aceite a una sartén honda y agregamos la leche. Cuando la leche esté templada, que no caliente, retiramos un vaso. Mezclamos la harina con el azúcar y la sal,  añadimos la mezcla poco a poco a la leche, a la vez que removemos para que no se formen grumos.

Una vez que tenemos la harina y el azúcar disuelto en la leche, vamos incorporándolo a la sartén con el resto de la leche poco a poco, mientras removemos. Esperamos a que espese la mezcla, siempre sin dejar de remover. El punto idóneo para retirar las gachas del fuego es cuando al colocar la cuchara de lado, caigan unas gotas y enseguida se solidifique.

Repartimos las gachas en cuencos individuales y espolvoreamos con azúcar moreno de caña integral y canela. Dejamos enfriar y conservamos en el frigorífico, pues las gachas se consumen frías.

¡Listo!

Tortillitas de San José. Receta tradicional andaluza

Hoy hemos comido este plato tan especial para mí. Mi abuela me hacía estas tortillitas de San José en salsa cuando era pequeña y la verdad es que me encantaban. Recuerdo que discutía con mi hermana cuando le ponía más cantidad a ella que a mi -cosa comprensible, teniendo en cuenta que yo era una niña y mi hermana es ocho años mayor que yo-. Pues bien, si queréis saber cómo preparar este tradicional plato, seguid leyendo.

IMG_20161101_143532.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 huevos
  • 80g de pan rallado + 1 cda para espesar la salsa
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1 tomate bien maduro
  • 200ml de caldo de ave
  • 1/2 cdta de carne de pimiento choricero (opcional)
  • 1/4 cdta de pimentón dulce
  • 1 cda de perejil fresco picado
  • Unas hebras de azafrán
  • Un chorrito de vinagre
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Elaboración:

En primer lugar, calentamos 1 o 2 cdas de agua en el microondas e introducimos las hebras de azafrán en el agua. Reservamos.

Machacamos uno de los dientes de ajo en el mortero (no olvidéis agregar un poco de sal para que el ajo no salte). Batimos los huevos en un bol y agregamos el ajo machacado y el perejil picado. Salamos. Mezclamos bien y añadimos el pan rallado (los 80g) poco a poco.

Calentamos una sartén con un dedo de aceite. Con una cuchara, cogemos una porción de masa y la depositamos, empujando con ayuda de otra cuchara o tenedor, sobre la sartén. Dejamos que se dore y damos la vuelta. Cuando las tortitas estén doradas por ambos lados, retiramos y colocamos sobre un plato con papel de cocina. Las tortitas también se pueden hacer en el horno, si así lo preferís.

A continuación, retiramos parte del aceite de la sartén que hemos usado, dejando aproximadamente 1 cda de aceite. Cortamos la cebolla en pequeños cuadraditos, picamos el ajo y sofreímos ambos en la sartén. Pelamos y cortamos el tomate en cubos, agregamos a la sartén, junto con el pimentón y el pimiento choricero. Dejamos cocinar a fuego medio-fuerte unos 5 minutos.

Pasado ese tiempo, incorporamos el agua con el azafrán, el caldo de ave y el vinagre. Salpimentamos y cuando empiece a hervir, añadimos una cucharada de pan rallado para espesar el sofrito. Introducimos el sofrito en el vaso de la batidora y trituramos hasta obtener una salsa homogénea. Devolvemos la salsa a la sartén, introducimos las tortitas y dejamos cocinar a fuego medio 5 minutos más.

¡Listo!