Solomillo de cerdo a la granaína

Hoy os traigo un plato ideal para el otoño. Hace tiempo que lo probé en un bar y me chifló. Puede parecer un poco raro mezclar el solomillo con la granada, pero os aseguro que está de muerte. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20171110_151413_380.jpg

Continue reading “Solomillo de cerdo a la granaína”

Bocadillo de pollo, tomate y rúcula

¡Esta noche os traigo una idea super simple y deliciosa para la cena!

Sólo necesitáis unos cuantos ingredientes (que todo el mundo tiene en la nevera) más un par de minutos y voilà… Tendréis listo este riquísimo bocadillo de pollo, tomate y rúcula.

IMG_20170828_211331_455.jpg

Continue reading “Bocadillo de pollo, tomate y rúcula”

Ensalada a lo Foster’s Hollywood saludable

Anoche me entraron unas ganas terribles de comer la ensalada Santa Mónica que sirven en Foster’s Hollywood… Así que decidí hacerla yo misma. Sin embargo, me faltaban muchos ingredientes, por lo que tuve que “tunearla” un poco y el resultado fue esta deliciosa ensalada, que aderecé con una salsa de mostaza y miel.

IMG_20170329_223121_827.jpg

Continue reading “Ensalada a lo Foster’s Hollywood saludable”

Ensalada de pimiento rojo asado, atún y huevo duro

La noche pasada preparé para cenar esta facilísima y resultona ensalada de pimiento rojo asado, atún y huevo duro. Es un plato muy típico en Córdoba, al menos en la zona donde vivo y aunque no lo parezca, es muy contundente, al menos a mí me llena enseguida. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20170319_220130_979.jpg

Continue reading “Ensalada de pimiento rojo asado, atún y huevo duro”

Pechuga de pollo jugosa al horno

Esta noche he cenado esta deliciosa, y nada complicada de hacer, pechuga de pollo al horno. ¡Os asombraréis de lo jugosa que queda! El secreto para que no os quede seca es el marinado y la salsa de tomate. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20170316_215200_856

Continue reading “Pechuga de pollo jugosa al horno”

Pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino

En mis primeros años de universidad, recuerdo que tenía un libro que se llamaba “Cocinar para uno mismo” y gracias a ese libro, hice mis primeros pinitos en la cocina. Había una receta que me gustaba muchísimo, era una receta de pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino. El problema era que llevaba más de medio vaso de nata y además, mantequilla.

Así que me he puesto manos a la obra y he hecho una versión mucho más ligera, pero igual de rica (mi novio dice que incluso más). Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20161110_145632.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 pechugas de pollo
  • 50ml de vino blanco
  • 1 cdta colmada de mostaza de Dijon (también os servirá mostaza a la antigua)
  • 2 cdas de nata líquida o leche evaporada
  • 200ml de caldo de carne o pollo
  • 1 cdta de mantequilla (Este ingrediente es opcional, pero os recomiendo que no lo excluyáis, pues marca la diferencia en este plato y total, es sólo una cdta)
  • 1 cdta de maizena
  • 4 cdtas de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Limpiamos y salpimentamos las pechugas de pollo, calentamos un chorrito de aceite en una sartén y doramos las pechugas por todos los lados. Retiramos de la sartén y reservamos.

Agregamos a la sartén el vino blanco, la leche evaporada, la mostaza y el caldo. Cuando empiece a hervir, incorporamos las pechugas y tapamos. Dejamos cocinar a fuego medio durante 10 minutos, dándole la vuelta a las pechugas a mitad de cocción.

Retiramos el pollo y mezclamos la maizena en el agua (es importante que esté bien disuelto y sin grumos). Cuando la salsa esté hirviendo, añadimos la maizena disuelta y removemos. Dejamos cocinar a fuego medio-fuerte hasta que la salsa adquiera el espesor deseado (tardará varios minutos en espesar).

Servimos colocando las pechugas en un plato y bañándolas con la salsa. De forma opcional, podemos añadir al plato un poco de cebollino picado.

¡Listo!

 

Revuelto de melva y tomate

¿Hay algo más fácil y rico que un revuelto? Siempre que estoy indecisa o perezosa a la hora de cocinar me inclino por hacer uno, y es que nunca falla. Por eso hoy os traigo la receta de este estupendo revuelto de melva y tomate, muy fácil y rápido de hacer.

IMG_20161104_143149.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 huevos
  • 1/2 cebolla
  • 200g de tomate natural troceado
  • 1 cda de salsa de tomate (opcional)
  • 1 lata grande de melva en conserva (85g peso escurrido)
  • 3 lonchas de queso light
  • Perejil fresco picado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Comenzamos sofriendo la cebolla cortada en juliana en una sartén. Cuando la cebolla esté dorada y transparente, agregamos el tomate y la salsa de tomate, salpimentamos, añadimos el perejil y dejamos cocinar a fuego medio-fuerte unos 5 minutos.

A continuación, escurrimos y desmenuzamos la melva. Incorporamos al sofrito y mezclamos. En un bol, batimos los huevos y agregamos a la sartén.

Por último, repartimos el queso en trozos y dejamos cocer a fuego medio a la vez que removemos. El tiempo de cocción dependerá de cómo de hecho nos guste el revuelto.

¡Listo!

Burritos de pechuga de pollo, queso y repollo

Estos burritos son un plato fácil, rápido de hacer, y además de estar riquísimos, son una muy buena y saludable opción para una comida, pues aportan proteínas, hidratos de carbono y fibra, sobretodo si usamos tortillas de trigo integrales.

IMG_20161017_150705.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 tortillas de trigo (mejor si son integrales)
  • 4 cdas de salsa de tomate (receta fácil y saludable aquí)
  • 12 lonchas de fiambre de pechuga de pollo
  • 4 lonchas de queso light
  • 1/2 cebolleta
  • Repollo
  • Orégano

Elaboración:

Colocamos las tortillas de trigo sobre un plato y extendemos una cucharada de salsa de tomate con ayuda de una cuchara. A continuación colocamos las tres lochas de pollo a lo largo y sobre ellas, el queso, la cebolleta picada y el repollo, también picado. Espolvoreamos con orégano y cerramos el burrito, que se mantendrá cerrado gracias a la salsa de tomate.

Repetimos los pasos para las otras tres tortillas e introducimos en el horno, precalentado a 200º, durante 20 minutos.

¡Listo!

Solomillo de cerdo en salsa de vino tinto con guarnición de tomates rústicos

Hace unos días compré un solomillo de cerdo y me puse a buscar recetas como una loca para cocinarlo. Como tenemos una botella de vino tinto que estaba echándose a perder, la opción ganadora fue cocinarlo en salsa de vino tinto (gracias a La Cocina de Pinky por la receta). Decidí acompañarlo con una guarnición de tomates rústicos muy fácil de hacer.

IMG_20161004_145219.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

Para el solomillo en salsa de vino tinto

  • 500g de solomillo de cerdo
  • 2 cdas de mostaza Dijon
  • 200ml de vino tinto
  • 200g de tomate rallado o triturado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cdta de azúcar moreno (yo he usado azúcar mascabado o de caña integral)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta de cayena molida al gusto
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Para los tomates rústicos

  • 4 tomates pera maduros
  • 3 rodajas de pan de pueblo
  • 1/2 cdta de tomillo seco
  • 1/2 cdta de albahaca seca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando los tomates rústicos.

Cortamos el pan en dados de unos 2cm y los distribuimos sobre una bandeja apta para horno. Regamos con un chorrito de aceite de oliva y removemos bien el pan con las manos, para que se impregne bien con el aceite.

Cortamos los tomates en cuartos y partimos cada trozo de nuevo por la mitad (es decir, cortamos en octavos). Repartimos el tomate sobre el pan, volvemos a regar con un poco de aceite de oliva y agregamos una pizca de sal y las hierbas aromáticas.

Horneamos a 200º durante 60 minutos.

Mientras se hacen los tomates, preparamos el solomillo en salsa. Para ello, limpiamos el solomillo y lo cortamos en trozos de unos 3 o 4 cm. Colocamos en un bol el solomillo y agregamos las 2 cdas de mostaza. Mezclamos todo con las manos para que se reparta bien.

Cortamos los dientes de ajo en láminas y los sofreímos en una sartén honda o en una olla. Antes de que se doren, añadimos el solomillo y cocinamos a fuego fuerte hasta que el solomillo se dore ligeramente. Agregamos el vino y mantenemos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (sabréis que se ha evaporado todo el alcohol cuando deje de desprender su característico olor).

Incorporamos el tomate, la pimienta de cayena, la pimienta negra y una pizca de sal. Añadimos el azúcar, removemos y dejamos cocinar a fuego medio-alto hasta que la salsa se reduzca y quede espesa.

Servimos el solomillo acompañado con la guarnición de tomates rústicos.

¡Listo!

Calabacín redondo relleno de melva

IMG_20160919_222608.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 calabacines redondos
  • 85g de melva en conserva (peso escurrido)
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 cdas de tomate frito
  • 3 cdas de tomate natural triturado
  • 2 lascas de queso
  • Parmesano rallado al gusto
  • 1/2 cdta de orégano seco
  • 1/2 cdta de albahaca seca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos vaciando los calabacines con ayuda de una cuchara sacabolas (una cuchara de medida semiesférica también servirá). Introducimos la carne del calabacín en un recipiente apto para microondas y cocinamos durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, chafamos con un tenedor o paleta chafadora.

Sofreímos la cebolla en un poco de aceite  y añadimos el pimiento verde y el rojo. Cuando esté todo bien pochadito, añadimos la melva escurrida y el calabacín. Rehogamos durante 5 minutos y salamos (cuidado con la cantidad de sal, pues la melva en conserva ya tiene sal).

Añadimos el tomate natural, el tomate frito, el orégano y la albahaca. Removemos bien un par de minutos y retiramos del fuego. Con la ayuda de una cuchara, rellenamos los calabacines y colocamos sobre cada uno de ellos una lasca de queso y un poco de parmesano rallado.

Horneamos a 200º durante 30 minutos. Pasado ese tiempo, encendemos el grill del horno para gratinar el queso.

¡Listo!

 

Dorada con verduras y patatas al horno

Me encantan las recetas en horno, son fáciles de hacer y se ensucian muy pocos cacharros de cocina, sin olvidar que es una forma de cocción muy sana, ya que se usa muy poco aceite. Es por eso que hoy he hecho esta fantástica dorada al horno con verduras y patatas. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20160914_160446.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 1 o 2 doradas (dependiendo del tamaño)
  • 2 patatas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 cebolla
  • 4 tomates pera
  • 6-8 rodajas de limón
  • 1/2 vaso de caldo de verduras
  • Un chorrito de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración:

Cortamos las patatas en rodajas de menos de 5mm de grosor. Colocamos las patatas sobre una bandeja refractaria, formando una cama y salpimentamos. Cortamos el ajo en láminas, los pimientos y la cebolla en juliana y colocamos sobre las patatas. Por último, cortamos los tomates en cubos y colocamos sobre el resto de las verduras. Salpimentamos pulverizamos con aceite de oliva -o bien regamos con 1 cda de aceite de oliva- y agregamos un chorrito de vino blanco. Horneamos durante 15 minutos a 200º.

Limpiamos la dorada (lo mejor es pedir en la pescadería que te la arreglen para hacerla en el horno) y practicamos varios cortes transversales en uno de los lomos. Introducimos una rodaja de limón en cada uno de los cortes y colocamos sobre la verdura cuando hayan pasado los 15 minutos. Regamos con el caldo de verduras y agregamos un poco de sal sobre las doradas. Horneamos a 200º durante 30-45 minutos (dependiendo del tamaño de la dorada) o hasta que la carne tenga un aspecto blanco y brillante.

Servimos la dorada acompañada de las patatas y verduras.

¡Listo!

Pappardelle de calabacín con salsa de tomate y jamón york

Imaginaos que vais a cenar y tenéis unas ganas terribles de pasta, pero ya habéis comido una buena cantidad de carbohidratos en el almuerzo… Pues ahora podéis disfrutar de un buen plato de “pasta” sin sentiros culpables. Si queréis saber como se hacen estos falsos pappardelle de calabacín, seguid leyendo.

IMG_20160912_150753.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 calabacines
  • 400g de tomate triturado
  • 1 cda de tomate frito (opcional)
  • 10-12 lonchas de jamón cocido
  • Parmesano rallado al gusto
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cdta de orégano
  • 1 cdta de albahaca
  • 1 cdta de perejil
  • Pimienta de cayena molida
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando la salsa. Cortamos el jamón cocido en trozos pequeños y los salteamos con unas gotas de aceite hasta que estén dorados. Reservamos.

Echamos un poquito de aceite en la sartén y sofreímos el ajo picado junto con la cayena. Agregamos el tomate triturado y el tomate frito. Salamos e incorporamos las hierbas aromáticas. Cocinamos a fuego medio unos 15 minutos, hasta que la salsa de tomate quede espesa. Agregamos el jamón york, removemos y reservamos.

A continuación, vamos a preparar la pasta de calabacín. Limpiamos los calabacines y los secamos con un paño de cocina. Con una mandolina comenzamos a sacar tiras de calabacín de un extremo a otro del calabacín. Al principio quizás nos cueste un poco, pero después de coger el truco nos saldrán unas bonitas tiras delgadas y anchas. Solo podremos aprovechar el calabacín hasta llegar a las semillas, pues esa parte se deshace al cocinarla y por tanto no debemos usarla en esta receta.

Inmediatamente después, salteamos a fuego fuerte las tiras de calabacín en una sartén con un poco de aceite. Cuando las tiras estén al dente salamos y las retiramos del fuego. Colocamos los pappardelle en el plato y cubrimos con una cantidad generosa de salsa y un poco de parmesano rallado.

¡Listo!