Boniato especiado al microondas | Receta para guarnición

Hoy os traigo una forma diferente y exótica de hacer boniato asado. Además, mucho más rápida que la tradicional, ya que cocinaremos el tubérculo en el microondas. ¿No os parece una receta perfecta para el otoño?

Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20171120_140804_639

Continue reading “Boniato especiado al microondas | Receta para guarnición”

Papas en paseíllo. Receta tradicional

Siguiendo con las recetas tradicionales, que me encantan, hoy os traigo esta receta de papas en paseíllo que me hacía mi abuela y que sin duda, era uno de mis platos preferidos cuando era pequeña. Si queréis saber cómo se hace este sencillo y rico plato, seguid leyendo.

IMG_20161221_152819_666.jpg

Continue reading “Papas en paseíllo. Receta tradicional”

Tortilla de patatas con chorizo

Ayer nos apetecía comer una buena tortilla campera, pero me faltaban algunas verduras, así que en su lugar, se me ocurrió hacer esta deliciosa tortilla de patatas con chorizo. Además, os indicaré cómo hacerla para ahorraros una buena cantidad de calorías.

img_20161212_145301

Ingredientes (para 2 personas):

  • 5 huevos
  • 3 patatas medianas
  • 1/2 cebolla
  • 1 chorizo (en algunos sitios podéis encontrar chorizo de pollo, que tiene un 25% menos de grasa que el de cerdo)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Cortamos las patatas en rodajas y la cocemos en agua o al vapor (unos 15 minutos). Pinchamos con un palito y si se pueden atravesar fácilmente, retiramos del fuego. Sofreímos la cebolla cortada en juliana y cuando esté dorada, añadimos el chorizo picado. Cocinamos a fuego medio-alto y removiendo frecuentemente hasta que el chorizo se haga. Mezclamos las patatas con la cebolla y el chorizo. Agregamos los huevos, batidos previamente, salamos y dejamos reposar entre 15-30 minutos para que el huevo absorba el sabor de la cebolla y el chorizo. Si tenemos prisa, podemos saltarnos este paso.

Cubrimos el fondo de una sartén antiadherente con aceite de oliva y agregamos la mezcla. Cocinamos a fuego medio-bajo unos 10 minutos. Yo siempre me guío por el olor, cuando huele a “tortilla hecha”, le doy la vuelta con ayuda de un plato. Dejamos cocinar por el otro lado unos 5 minutos (el tiempo dependerá de si os gusta la tortilla jugosa o bien hecha por dentro) y volteamos la tortilla en un plato.

¡Listo!

Bolitas crujientes de bacalao con salsa de pimientos del piquillo

El otro día tenía puesto por casualidad el programa de los hermanos Torres en la televisión y estaban haciendo una receta de crujientes de bacalao que me pareció una magnífica idea. Además, ya de por sí era una receta saludable y no había que hacer ningún cambio.

Así que me dispuse a comprar los ingredientes necesarios para llevar a cabo mi propia versión de la receta y hoy hemos comido estas deliciosas bolitas crujientes de bacalao con una salsa de pimientos del piquillo. Una combinación de 10.

Podéis consultar la receta original de los hermanos Torres aquí.

IMG_20161112_153641.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de bacalao desalado (podéis comprarlo tal cual, o bien, comprarlo salado y desalarlo en casa, aquí tenéis un tutorial sobre cómo hacerlo)
  • 2 patatas medianas
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150g de pan duro (lo usaremos para hacer pan rallado crujiente, tipo panko, podéis comprarlo en el supermercado si lo preferís o usar pan rallado normal -aunque el resultado no será, ni de lejos, igual de crujiente-)
  • 1 o 2 huevos para empanar
  • 8 pimientos del piquillo con su jugo
  • 1/2 cdta de pimentón
  • Cayena molida
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Ponemos a hervir las patatas, con piel, en una olla con abundante agua. Cuando comience a hervir, añadimos una cucharada de sal (no os preocupéis por la cantidad de sal, la mayoría se queda en el agua) y dejamos cocer unos 25 minutos. Pasado ese tiempo pinchamos las patatas con un palillo o cuchillo y si atravesamos la patata sin dificultad, es que está lista. En caso contrario, dejamos cocer unos minutos más y repetimos la prueba del palillo. Sacamos las patatas y las dejamos enfriar, al menos 30 minutos, sobre un escurridor.

Mientras las patatas se cuecen, abrimos el pan por la mitad y lo colocamos sobre la bandeja del horno. Partimos uno de los dientes de ajo por la mitad y lo refregamos sobre el pan. Imprenamos el pan con un chorrito de aceite y horneamos a 180º unos 15 minutos o hasta que el pan esté dorado y crujiente. Introducimos en un procesador de alimentos y trituramos ligeramente hasta obtener la textura de la foto:

DSC_0854-01.jpeg

A continuación, cortamos el bacalao desalado en trozos de menos de 2 cm y reservamos. Cortamos el ajo en láminas y picamos la cebolla. Sofreímos en una olla primero el ajo y después, la cebolla. Cuando esté dorado, incorporamos el bacalao y rehogamos unos minutos. Agregamos el pimentón y removemos. Pelamos las patatas, las partimos en cubos de 2 o 3 cm y agregamos a la olla. Dejamos que se cocine todo, a la vez que removemos, un par de minutos y apartamos del fuego.

Entonces, chafamos con ayuda de un tenedor hasta conseguir la textura que se ve en la siguiente imagen.

DSC_0860-01.jpeg

Por último, formamos bolas con la mano y las pasamos por el huevo batido y el pan rallado. Disponemos las bolas en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado y horneamos a 230º durante 20 minutos. Una vez pasado ese tiempo, encendemos el grill y dejamos en el horno hasta que queden doradas.

Para hacer la salsa, introducimos en un recipiente para batidora los pimientos del piquillo, una cucharada del jugo de los pimientos, otra cucharada de aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y cayena. Batimos hasta emulsionar y ya tenemos nuestra salsa.

Servimos las bolas junto a la salsa. También podemos acompañar con una ensalada simple, así agregamos más verduras y conseguimos un plato redondo nutricionalmente.

¡Listo!

 

 

Bacalao dorado o Bacalao à Brás

Hace unos días subí a Instagram una foto de mi almuerzo, era Bacalao dorado o Bacalao à Brás. Os dije que subiría la receta al día siguiente, pero se me olvidó… Así que os traigo la estupenda receta hoy. Además os diré cómo hacerlo para que sea un plato lo más ligero posible.

IMG_20161013_145933.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de migas de bacalao desaladas (cómo desalar bacalao)
  • 300g de cebolla
  • 2 patatas medianas
  • 5 huevos
  • 40ml de nata líquida (esto es opcional, pero si lo vais a añadir, os recomiendo usar nata líquida sin lactosa, pues sólo tiene un 15% de materia grasa, o bien, leche evaporada).
  • Perejil
  • Cebollino (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Este plato tradicionalmente se sirve con aceitunas negras, pero como a mí no me gustan, no las he añadido. Vosotros sois libres de hacerlo.

Elaboración:

Comenzamos rallando las patatas y las colocamos en una fuente apta para horno. Salamos, echamos un chorrito de aceite de oliva y mezclamos bien. Introducimos en el horno precalentado a 180º y dejamos cocinar hasta que estén doradas, removiendo frecuentemente. Pasados unos 30-40 minutos podemos encender el grill para que se terminen de dorar.

Mientras se hacen las patatas, cortamos la cebolla en juliana muy fina y la sofreímos a fuego lento en una sartén honda. Al cabo de 15 minutos, cuando la cebolla esté bien pochada, incorporamos el bacalao y subimos el fuego. Cocinamos unos minutos y añadimos las patatas. Removemos muy bien para que las patatas se mezclen con el resto de ingredientes, pues al salir del horno estarán bastante compactas aunque hayamos removido frecuentemente.

En un bol, batimos los huevos con la nata y a continuación, incorporamos la mezcla a la sartén. Cocinamos a fuego alto, removiendo frecuentemente, hasta que el huevo se haga pero sin que llegue a quedarse seco.

Retiramos del fuego y añadimos el perejil fresco picado. Removemos y servimos colocando sobre el bacalao un par de aceitunas negras o cebollino.

¡Listo!

Tortilla de patatas light

Uno de los platos más conocidos y extendidos por España es la tortilla de patatas. Si atendemos únicamente a sus ingredientes (huevo, patata y en algunos casos, cebolla) no podríamos catalogarla como un plato poco saludable. Sin embargo, el hecho de que haya que freír las patatas hace que las calorías -y grasas- se eleven exponencialmente.

Por tanto, para hacer una tortilla de patatas ligera o saludable, solo tenemos que usar un método de cocción diferente para las patatas. En esta receta yo usaré la técnica de vapor, pero podéis usar cualquier otra, como el horneado.

DSC_0654-01.jpeg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 huevos
  • 2 patatas no muy grandes
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando las patatas. Puesto que vamos a hacer las patatas al vapor (o si lo prefieres en el horno), os recomiendo cortar las patatas en rodajas de menos de 1 cm de grosor, pues así el tiempo de cocción será menor que si las cortamos en cubos.

Una vez que tenemos las patatas cortadas en rodajas, las salamos y preparamos la olla para hacerlas al vapor. Necesitaréis una olla doble especial para cocer al vapor. En la olla inferior, pondremos el agua (a mí me ha bastado con 1 litro y medio) y en la olla superior (la que tiene la rejilla) colocaremos las patatas.

Ponemos las dos ollas al fuego y cuando el agua empiece a hervir, colocamos el temporizador en 15 minutos. Pasado ese tiempo, pinchamos las patatas con un palillo de madera para comprobar si están hechas. El palillo debe atravesar la patata sin dificultad, si esto no ocurre, dejamos cocer unos minutos más.

A continuación, cortamos la cebolla en juliana y la sofreímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando esté bien pochada, retiramos y mezclamos con la patata en un bol. No os preocupéis si la patata se rompe al removerla. Batimos los huevos en otro bol y vertimos sobre la patata y la cebolla. Agregamos un pellizco de sal y removemos de nuevo.

Calentamos una sartén anti-adherente con un poco de aceite de oliva y agregamos la mezcla del huevo con las patatas y la cebolla. Aplastamos con ayuda de una paleta y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego bajo-medio. Tendremos que prestar atención para que no se queme, yo siempre me guío por el olor.

Cuando esté hecha y dorada por abajo, le damos la vuelta con ayuda de un plato y dejamos cocinar por el otro lado unos 5 minutos, también a fuego bajo-medio. Pasado ese tiempo ya podemos emplatar la tortilla. Para tener una comida completa y saludable, podemos acompañarla con una ensalada, yo por ejemplo la he servido con una ensalada de aguacate, tomate, rúcula y queso feta.

¡Listo!

Potaje de habichuelas sin olla express. Receta fácil

¿Cuántas veces os ha apetecido un plato de potaje de vuestra abuela bien calentito? Podríais preguntarle la receta pero siempre tendréis el tiempo en vuestra contra. Es por eso que hoy os traigo esta magnífica receta con la que podréis disfrutar de un rico potaje de habichuelas sin perder mucho tiempo y sin necesidad de usar una olla express. El secreto está en usar unas alubias de bote (pero no le digáis nada a vuestra abuela).

IMG_20161006_144131.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 300g de alubias de bote (peso escurrido)
  • 400 ml de caldo de verduras
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 2 tomates pera maduros
  • 1 cdta de tomate concentrado (podemos usar en su lugar 1 tomate seco)
  • 1/2 cdta de carne de pimiento choricero
  • 1 patata mediana
  • 1 chorizo (podéis eliminarlo si queréis una receta más saludable, o bien, usar chorizo de pollo, que tiene mucha menos cantidad de grasa que el chorizo de cerdo)
  • 1/4 cdta de cominos molidos
  • 1/4 cdta de pimentón dulce
  • 1/4 cdta de azúcar moreno (podéis usar azúcar mascabado o de caña integral)
  • Unas ramitas de perejil picado
  • Una pizca de pimienta de cayena molida
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando el sofrito de nuestro potaje. Para ello, cortamos la cebolla en juliana y el ajo en láminas. Rehogamos en una olla con un poco de aceite caliente. Agregamos el pimiento verde cortado en trozos no muy grandes y el tomate cortado en dados. Sofreímos unos minutos y añadimos la carne de pimiento choricero y el tomate concentrado o tomate seco. Dejamos cocinar a fuego medio-bajo hasta que esté bien pochado. Es muy importante que lo dejemos el tiempo que sea necesario, pues esto es lo que nos dará sabor al plato.

Retiramos el sofrito de la olla y lo introducimos en el recipiente de la batidora. Batimos hasta que quede una textura lisa y homogénea, si es necesario podemos añadir un poco de caldo.

Pelamos la patata y la cortamos “chascando” en gajos, esto hará que la patata suelte almidón y nos quede un guiso espeso. Cortamos el chorizo en rodajas y reservamos.

Añadimos una cucharada de aceite a la olla donde hemos hecho el sofrito e incorporamos la patata y el chorizo. Rehogamos unos minutos y añadimos el comino, el pimentón, la cayena y la pimienta negra. Agregamos el sofrito batido, el caldo, el perejil y el azúcar. Salamos y dejamos cocinar, removiendo de vez en cuando, unos 15 minutos desde el primer hervor.

Pasado ese tiempo comprobamos que la patata está cocida: pinchamos un gajo de patata con un palillo de madera y si atraviesa la patata sin resistencia es que la patata está cocida.

Lavamos las alubias bajo el grifo para eliminar el líquido de la conserva, siempre con cuidado de que no se rompan las alubias. Incorporamos las alubias al potaje y dejamos cocer unos 3 minutos, para que se mezcle y absorba el sabor del potaje.

¡Listo!

Papas a lo pobre. Versión saludable o light

¡Hola a todos!

Hoy os traigo un plato que me encanta y que hasta ahora no se me había ocurrido hacer su versión saludable. Se trata de las famosas “Papas a lo pobre”. Las originales resultan demasiado pesadas y grasientas, ya que tenemos que freír las patatas y además, se suele abusar del aceite a la hora de sofreír las verduras. En esta versión he hecho las patatas en el horno y después las he mezclado con las verduras.

IMG_20160805_144954.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 patatas medianas o 2 patatas grandes
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos verdes
  • 1/2 pimiento rojo (en mi caso el pimiento verde era pequeño y el rojo grande, debe haber la misma cantidad de pimiento verde que de pimiento rojo)
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Lavamos y pelamos las patatas. Las cortamos en rodajas de unos 5 mm de grosor y las disponemos en una fuente apta para horno. Salpimentamos y agregamos un chorrito de aceite de oliva -o podéis usar aceite de oliva en spray, así limitaréis mejor la cantidad de aceite- y el perejil, que puede ser fresco o seco. Mezclamos con las manos las patatas y las colocamos de forma que no queden unas sobre otras. Horneamos a 200º durante 30-45 minutos o hasta que estén doradas y al pincharlas, las notemos blanditas.

Mientras se hornean las patatas preparamos la verdura. Cortamos la cebolla en juliana y picamos el diente de ajo (podemos darle un golpe seco con el mango de un cuchillo antes de picarlo, para que suelte más sabor). Sofreímos la cebolla y el ajo en una sartén con un poco de aceite caliente. Cortamos el pimiento rojo y verde en trozos no muy pequeños e incorporamos a la sartén con la cebolla. Cocinamos a fuego medio, moviendo frecuentemente para evitar que se pegue, hasta que la verdura esté bien pochadita. Añadimos un pellizco de sal y agregamos las patatas. Removemos y dejamos cocinar unos 5 minutos más, para que las patatas tomen el sabor de las verduras.

Podemos acompañar las patatas con un huevo a la plancha, pues las papas a lo pobre normalmente se sirven con huevo frito.

¡Listo!

Cocina asiática: Okonomiyaki de gambas

Por fin vengo con otra de las recetas de cocina asiática, esta vez os traigo la receta de un Okonomiyaki de gambas. Además, os dejaré unos tips para preparar una versión más saludable y ligera. Algunos de los ingredientes no los podréis encontrar en supermercados normales, tendréis que ir a un supermercado de comida asiática.

Para quien quiera saberlo, he tomado la receta original de un canal de Youtube llamado Nekojitablog. No es un canal de cocina, sino un canal que cuenta las vivencias de una pareja, formada por un español y una japonesa, que vive en Japón. ¡Si os gusta la cultura asiática os recomiendo este canal!

IMG_20160725_151639.jpg

Ingredientes (Para 2 okonomiyakis):

  • 200g de gambas peladas y cocidas
  • 150g de repollo
  • 1 patata mediana
  • 150g de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 1 cdta de salsa de soja
  • 200 ml de caldo de pescado
  • 6 lonchas de bacon
  • Queso parmesano rallado al gusto (opcional)
  • Mayonesa
  • Salsa Tonkatsu (yo he usado de la marca Bulldog, si no la encontráis, podéis hacer una salsa similar con 2 cdas de salsa barbacoa, 1 cda de ketchup, 1 cda de salsa de soja y 1/2 cda de salsa de ostras)
  • Katsuobushi o láminas de bonito seco (opcional)

Tips para preparar una versión más saludable:

Si queremos preparar una versión más ligera de este Okonomiyaki de gambas basta con hacer un par de ajustes:

  • Usar harina de trigo integral en lugar de harina de trigo blanca
  • Usar bacon de pavo, lacón o jamón cocido en lugar de bacon de cerdo
  • Usar una mayonesa ligera o light en lugar de una normal
  • Usar salsa barbacoa y ketchup versión ligera o light para hacer la salsa Tonkatsu
  • Podemos prescindir del parmesano o sustituirlo por un queso rallado light

Con estos simples retoques nos ahorraremos muchas calorías (provenientes de grasa y azúcares) y además, añadiremos más fibra gracias a la harina integral.

Elaboración:

Comenzamos cortando el repollo en juliana. Lo lavamos bien con ayuda de un escurridor y reservamos. Pelamos y rallamos la patata lo más fina posible. En un bol, mezclamos la patata con la harina, el huevo, el caldo y la salsa de soja hasta obtener una masa homogénea. Añadimos el repollo y mezclamos bien. Por último, añadimos las gambas peladas y removemos de nuevo.

Calentamos una sartén con un poco de aceite y con ayuda de un cazo, colocamos la mitad de la masa en la sartén, dando golpecitos para expandir la masa y así obtener un grosor uniforme. Cubrimos la tortilla con 3 lonchas de bacon, tapamos la sartén y cocinamos 5 minutos a fuego medio. Con ayuda de una paleta plana, damos la vuelta a la tortilla y ponemos un poco de queso rallado. Tapamos de nuevo la sartén y cocinamos otros 5 minutos a fuego medio. Sacamos la tortilla a un plato y hacemos la otra siguiendo los mismos pasos. Acompañamos las tortillas con la salsa Tonkatsu y mayonesa en forma de red. Rematamos el plato con un buen puñado de Katsuobushi o bonito seco.

¡Listo!

Cocina asiática: Curry japonés

Ayer fui a un supermercado asiático en Sevilla que se llama “Hiper Oriente” y compré algunas cosas, entre ellas algunos ingredientes para hacer dos platos japoneses. Pues bien, uno de ellos es este delicioso curry japonés de carne de cerdo.

IMG_20160629_154728

Aunque no es una receta totalmente saludable (he usado unas pastillas de curry, parecidas a las pastillas de caldo), os daré una alternativa saludable. Aunque claro, el sabor no será el mismo.

Ingredientes (Para 4 personas):

  • 450g de carne de cerdo (yo he usado solomillo)
  • 1 cebolla
  • 3 zanahorias medianas
  • 1 patata grande
  • 2 pastillas o cubos de curry (Para la versión saludable sustituiremos estas pastillas por 3 cdtas de curry, 2 cdtas de garam masala, una cdta de miel y una cdta de agua)
  • 750ml de caldo de verduras
  • 4 tacitas de arroz (yo he usado arroz integral de grano semilargo)
  • 8 tacitas de agua
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Si vamos a realizar la versión saludable de esta receta, mezclamos el curry, el garam masala, la miel y el agua hasta conseguir una pasta densa y homogénea.

Si vamos a realizar la versión “no saludable”, tendremos que usar dos cubitos de estas pastillas:

IMG_20160629_161655

Podréis encontrar estas pastillas u otras parecidas en cualquier supermercado de alimentación asiática.

Una vez aclarado esto, vamos a preparar el curry.

Comenzamos cortando la cebolla en trozos no demasiado pequeños. Pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas. Pelamos y cortamos la patata en cubos (hay que “chasquear” la patata para obtener una salsa espesa, sobretodo si no vamos a usar las pastillas). Cortamos la carne en trozos de unos 2cm.

En una olla alta, calentamos un poco de aceite y pochamos la cebolla durante 5 minutos. Retiramos y añadimos la carne. Salpimentamos y salteamos la carne hasta que se dore por todos lados. Volvemos a incorporar la cebolla, junto a la zanahoria y el caldo. Cocinamos a fuego muy lento durante 20 minutos.

A continuación, apartamos del fuego y añadimos las pastillas de curry en trocitos, o en el caso de hacer la versión saludable, la pasta de especias que hicimos al principio. Removemos bien hasta que se disuelvan las pastillas o la pasta en el caldo. Incorporamos las patatas y dejamos cocer a fuego medio-bajo hasta que la patata esté cocida y el caldo haya espesado (será aproximadamente 1 hora).

Mientras se cuecen las patatas, vamos a preparar el arroz. Primero tendremos que eliminar el almidón y para ello, vamos a lavar el arroz en agua limpia. En un bol, cubrimos el arroz con agua fría y removemos con la mano. Cuando el agua se enturbie, cambiamos el agua y repetimos la operación hasta que el agua quede transparente.

Rehogamos 1 diente de ajo cortado en láminas en una olla. Añadimos el arroz y damos unas vueltas. Agregamos el agua y un poco de sal. Dejamos a fuego medio unos 20 minutos (o el tiempo indicado en el envase del arroz), vigilando que no se vaya a secar antes de tiempo (si vemos que se va a quedar sin agua, añadiremos un poco más, que tendremos que calentar previamente en el microondas). Una vez transcurrido el tiempo de cocción, dejamos reposar 5 minutos tapado con un paño.

Emplatamos, colocando el arroz a un lado del plato y el curry en el otro.

¡Listo!

Ensalada de patata veraniega

Hoy os traigo la receta de una ensalada de patata muy fresquita y perfecta para estos días de calor.

IMG_20160628_152902

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 patatas medianas
  • 2 huevos
  • 1/2 cebolla o 1 cebolleta
  • 130g de pimiento asado en tiras (peso escurrido)
  • 15 aceitunas rellenas de anchoa
  • 1 ramita de perejil fresco
  • Vinagre de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Lavamos las patatas y las colocamos en una olla, cubriéndolas con agua fría. Ponemos la olla en el fuego y cuando empiece a hervir, añadimos un puñadito de sal. Dejamos hervir unos 25 minutos. Pasado este tiempo pinchamos con un palito de madera y si atravesamos la patata fácilmente, estará en su punto. En caso contrario, dejamos hervir más tiempo.

Apartamos la olla del fuego y dejamos reposar las patatas en el agua caliente durante 30 minutos. Mientras, hervimos los huevos en agua con un chorrito de vinagre, para evitar que la cáscara se agriete. Cuando el agua de los huevos empiece a hervir, contamos 10 minutos antes de apartarlos del fuego. Una vez transcurrido este tiempo, introducimos los huevos en agua fría, para cortar la cocción.

Sacamos las patatas del agua caliente y dejamos que templen en un escurridor. Cuando podamos cogerlas sin quemarnos, las pelamos, las partimos en cubos. Pelamos los huevos y cortamos en láminas, cortamos la cebolla en juliana y picamos un poco de perejil fresco. En un bol para ensaladas, colocamos estos ingredientes y añadimos el pimiento asado bien escurrido, más las aceitunas. Condimentamos con un poco de sal, pimienta, vinagre y aceite de oliva. Revolvemos bien tapamos con papel film o papel de aluminio e introducimos en el frigorífico hasta que esté bien fresquita.

¡Listo!

Pollo asado a la mostaza y miel. Receta saludable

Hace unos días compré unos contramuslos de pollo sin piel y llevo dándole vueltas a qué hacer con ellos hasta que hoy, por fin, he decidido hacerlos en el horno a la miel y mostaza, una mezcla que me encanta y que además, es muy saludable.

13391210_280219735664312_1993026900_n

Ingredientes (para 2 personas):

  • 6 contramuslos pequeños de pollo sin piel (o 600g de otra pieza que te guste, siempre que no sea pechuga, que queda muy seca en el horno).
  • 1 patata mediana
  • 2 cdas de miel
  • 2 cdas de mostaza dijon
  • 1 cda de aceite de oliva
  • 100ml de vino blanco
  • 1 cdta de tomillo seco o varias ramitas de tomillo fresco
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Colocamos los contramuslos de pollo y la patata cortada en rodajas en una fuente apta para horno. Mezclamos la miel, la mostaza, el aceite de oliva y el tomillo. Cubrimos el pollo y las patatas con la mezcla y regamos con el vino blanco. Salpimentamos y horneamos a 180º durante 80 minutos o hasta que el pollo esté dorado.

Podemos acompañar con una ensalada fresca o verduras a la plancha, por ejemplo.