Bocadillo de pollo, tomate y rúcula

¡Esta noche os traigo una idea super simple y deliciosa para la cena!

Sólo necesitáis unos cuantos ingredientes (que todo el mundo tiene en la nevera) más un par de minutos y voilà… Tendréis listo este riquísimo bocadillo de pollo, tomate y rúcula.

IMG_20170828_211331_455.jpg

Continue reading “Bocadillo de pollo, tomate y rúcula”

Pechuga de pollo jugosa al horno

Esta noche he cenado esta deliciosa, y nada complicada de hacer, pechuga de pollo al horno. ¡Os asombraréis de lo jugosa que queda! El secreto para que no os quede seca es el marinado y la salsa de tomate. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20170316_215200_856

Continue reading “Pechuga de pollo jugosa al horno”

Pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino

En mis primeros años de universidad, recuerdo que tenía un libro que se llamaba “Cocinar para uno mismo” y gracias a ese libro, hice mis primeros pinitos en la cocina. Había una receta que me gustaba muchísimo, era una receta de pechuga de pollo en salsa de mostaza y vino. El problema era que llevaba más de medio vaso de nata y además, mantequilla.

Así que me he puesto manos a la obra y he hecho una versión mucho más ligera, pero igual de rica (mi novio dice que incluso más). Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20161110_145632.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 pechugas de pollo
  • 50ml de vino blanco
  • 1 cdta colmada de mostaza de Dijon (también os servirá mostaza a la antigua)
  • 2 cdas de nata líquida o leche evaporada
  • 200ml de caldo de carne o pollo
  • 1 cdta de mantequilla (Este ingrediente es opcional, pero os recomiendo que no lo excluyáis, pues marca la diferencia en este plato y total, es sólo una cdta)
  • 1 cdta de maizena
  • 4 cdtas de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra

Elaboración:

Limpiamos y salpimentamos las pechugas de pollo, calentamos un chorrito de aceite en una sartén y doramos las pechugas por todos los lados. Retiramos de la sartén y reservamos.

Agregamos a la sartén el vino blanco, la leche evaporada, la mostaza y el caldo. Cuando empiece a hervir, incorporamos las pechugas y tapamos. Dejamos cocinar a fuego medio durante 10 minutos, dándole la vuelta a las pechugas a mitad de cocción.

Retiramos el pollo y mezclamos la maizena en el agua (es importante que esté bien disuelto y sin grumos). Cuando la salsa esté hirviendo, añadimos la maizena disuelta y removemos. Dejamos cocinar a fuego medio-fuerte hasta que la salsa adquiera el espesor deseado (tardará varios minutos en espesar).

Servimos colocando las pechugas en un plato y bañándolas con la salsa. De forma opcional, podemos añadir al plato un poco de cebollino picado.

¡Listo!

 

Arroz con pollo y tomate

Hoy he aprovechado unos restos de pollo a la plancha que tenía de la cena de anoche y he preparado un delicioso arroz con pollo y tomate. Es una receta súper fácil, rica y saludable. ¿Te animas a hacerla?

IMG_20160915_150804.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 filetes de pollo a la plancha (pueden estar aliñados con especias o sólo con sal y pimienta)
  • 2 tacitas o 200g de arroz (yo he usado arroz bomba, pero también podéis usar arroz integral)
  • 5 tacitas de caldo de verduras (2,5 veces el volumen de arroz)
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 300g de tomate rallado o triturado
  • 2 cdas de tomate frito (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 1/4 cdta de pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Picamos la cebolla y el ajo (antes de picar el ajo le damos un golpe seco con la hoja del cuchillo para que suelte más sabor) y cortamos el pimiento rojo y el verde en trozos pequeños. Calentamos 2 cucharadas de aceite en una sartén y sofreímos la cebolla. A continuación, incorporamos el pimiento rojo y el verde, seguido del ajo y por último, el pimentón. Cuando esté todo bien pochado a fuego lento, agregamos el tomate triturado, el tomate frito, la hoja de laurel y salpimentamos. Cocinamos a fuego medio-bajo hasta reducir el tomate a la mitad (serán unos 15 minutos) e incorporamos el arroz.

Removemos unos minutos y bañamos con el caldo. Esperamos a que empiece a hervir y bajamos el fuego. Dejamos cocer a fuego lento (sin que deje de hervir en ningún momento) durante 25 minutos. Cuando resten 10 minutos para terminar la cocción, añadimos el pollo cortado en trocitos.

Si vemos que el arroz nos va a quedar seco, podemos agregar un poco más de caldo, calentándolo previamente en el microondas hasta que hierva.

Dejamos reposar unos minutos antes de servir y…

¡Listo!

 

 

Chicken Fingers con salsa de tomate para dipear. Receta saludable

Anoche cenamos estos Chicken Fingers especiados, acompañados de una salsa casera de tomate para dipear. La idea me ha venido a la mente mientras veía una receta en vídeo de una página en Facebook muy conocida y que no se caracteriza precisamente por sus recetas saludables.

Aun así, me gusta ver este tipo de recetas porque siempre se puede pensar una versión saludable y no menos deliciosa. Si queréis saber cómo se hacen estos sabrosos Chicken Fingers, seguid leyendo.

IMG_20160901_220635.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 500g de pechuga de pollo
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • 1 cda de tomillo
  • 1 cda de ajo en polvo
  • 1 cda de curry en polvo
  • 1 cdta de pimentón picante
  • 1 cda de pimentón dulce
  • 1 cdta rasa de sal
  • Aceite para pulverizar (opcional)

Para la salsa de tomate:

  • 1/2 cebolleta
  • 1/2 pimiento verde italiano
  • 300g de tomate troceado
  • 1/2 cdta de carne de pimiento choricero (opcional)
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta de cayena en polvo
  • 1 cdta de vinagre
  •  1 cdta de orégano
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Preparamos primero la salsa para dipear, pues la vamos a consumir fría o templada. Empezamos calentando un poco de aceite en una sartén y añadimos la cebolleta picada, el ajo picado y el pimiento verde cortado en trozos pequeños. Sofreímos unos minutos y añadimos el orégano, la cayena, la carne de pimiento choricero y el vinagre. Removemos bien. Agregamos el tomate y el perejil picado y cocinamos a fuego medio unos 7 minutos. Salamos y reservamos.

Ahora vamos a preparar el pollo. Para ello, limpiamos la pechuga y la cortamos en tiras. En un bol, mezclamos el tomillo, el ajo en polvo, el curry, el pimentón picante, el pimentón dulce, y la sal. Rebozamos las tiras de pollo en las especias y después las pasamos por huevo batido y pan rallado. Disponemos las tiras en una bandeja de horno y pulverizamos un poco de aceite sobre ellas. Horneamos a 180º durante 12 minutos, una vez pasado ese tiempo podemos darle un toque de grill para que queden doradas.

Servimos los Chicken Fingers junto con la salsa de tomate.

¡Listo!

 

Cocina asiática: Pollo teriyaki con arroz basmati

Últimamente estoy muy deseosa de comida asiática, en unos pocos días he hecho varios platos asiáticos y hoy le ha tocado el turno al pollo teriyaki. Sé que es difícil hacer este plato, no por su complejidad (lo puede llevar a cabo un niño de 6 años) sino porque los ingredientes originales son difíciles de conseguir. Por eso, he hecho una versión con ingredientes que podemos encontrar en cualquier supermercado y que además, no tiene nada que envidiarle a la original porque está buenísima. Por supuesto, también os diré cómo hacer la receta original con los ingredientes que cualquier japonés usaría para realizar esta receta.

IMG_20160825_145655.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 contramuslos deshuesados de pollo
  • 3 cucharadas de harina de trigo (para rebozar)
  • Varios trozos de cebolleta (de la parte verde)
  • Aceite de oliva

Para la salsa teriyaki:

  • Salsa teriyaki fácil: 50ml de salsa de soja, 50 ml de vino blanco y 50g de azúcar
  • Salsa teriyaki original: 40ml de salsa de soja, 30 ml de sake (para cocinar), 30 ml de mirin y 1 cda de azúcar

Para el arroz basmati:

  • 130g de arroz basmati
  • Una pizca de cominos molidos
  • Varias semillas de anís
  • Varias hojas de cilantro fresco o una pizca de semillas de cilantro
  • Una pizca de sal
  • Agua

Os recuerdo que podéis sustituir el azúcar por miel o bien, utilizar azúcar moreno de caña integral si queréis una versión más saludable de este plato.

Elaboración:

Preparamos el arroz basmati. Para ello, primero vamos a eliminar el almidón que trae el arroz (así nos quedará un arroz suelto). En una olla, lavamos el arroz con agua fría varias veces, hasta que el agua salga completamente limpia. Cubrimos con agua el arroz (el agua no debe sobrepasar en más de 1 dedo el arroz) y dejamos reposar 10 minutos. Es importante no saltarse este paso, pues si el arroz no reposa necesitará más tiempo para hacerse.

A continuación, ponemos el arroz, en el mismo agua donde ha reposado, en el fuego y añadimos una pizca de sal. Dejamos cocinar a fuego medio-bajo durante 15 minutos y retiramos. Hay que empezar a contar el tiempo en el mismo momento en el que ponemos la olla en el fuego, cuando el agua aun está fría.

En una sartén, tostamos ligeramente el comino, el anís y el cilantro. Añadimos al arroz y removemos bien. Reservamos.

Mezclamos los ingredientes de la salsa teriyaki en un bol. Enharinamos ligeramente el pollo y lo sofreímos, junto con la cebolleta, en un poco de aceite de aceite de oliva. Cuando el pollo esté bien dorado por ambos lados, agregamos la salsa teriyaki que hemos preparado antes y dejamos reducir. Debemos darle la vuelta al pollo varias veces para que vaya tomando color y se impregne bien en la salsa. En total debemos dejarlo unos 10 minutos, si vemos que nos vamos a quedar sin salsa, podemos tapar la sartén para que no se evapore.

Servimos el pollo cortado en tiras junto con el arroz y bañamos con la salsa teriyaki.

¡Listo!

Muslitos de pollo al horno en salsa de miel, curry y limón

Muchas veces me pregunto cómo he podido vivir tantos años en un piso de estudiantes sin horno… Con la de recetas fáciles y súper ricas que podemos hacer en él, un buen ejemplo lo tenemos en esta receta de muslitos de pollo al horno en salsa de miel, curry y limón.

IMG_20160728_144831.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 muslitos de pollo sin piel
  • 4 cdas de miel
  • 2 cdas de zumo de limón
  • 1 cda de curry en polvo
  • Sal
  • Pimienta de cayena o pimienta negra

Elaboración:

Mezclamos en un cuenco la miel, el zumo de limón, el curry y un pellizco de sal y pimienta de cayena. Disponemos los muslitos de pollo en una fuente refractaria y los bañamos con la salsa. Horneamos a 200º durante 30 minutos, dando la vuelta y bañando de nuevo los muslos con la salsa cada 10 minutos. Cuando vayáis a darles la vuelta, debéis sacar la bandeja del horno y cerrar rápidamente la puerta para evitar que la temperatura del horno baje, y por tanto que se alargue el tiempo de cocción. Por último, encendemos el grill del horno y horneamos hasta que los muslos queden dorados y crujientes por fuera.

¡Listo!