Solomillo de cerdo a la granaína

Hoy os traigo un plato ideal para el otoño. Hace tiempo que lo probé en un bar y me chifló. Puede parecer un poco raro mezclar el solomillo con la granada, pero os aseguro que está de muerte. Si queréis saber cómo se hace, seguid leyendo.

IMG_20171110_151413_380.jpg

Continue reading “Solomillo de cerdo a la granaína”

Solomillo de cerdo en salsa de vino tinto con guarnición de tomates rústicos

Hace unos días compré un solomillo de cerdo y me puse a buscar recetas como una loca para cocinarlo. Como tenemos una botella de vino tinto que estaba echándose a perder, la opción ganadora fue cocinarlo en salsa de vino tinto (gracias a La Cocina de Pinky por la receta). Decidí acompañarlo con una guarnición de tomates rústicos muy fácil de hacer.

IMG_20161004_145219.jpg

Ingredientes (para 2 personas):

Para el solomillo en salsa de vino tinto

  • 500g de solomillo de cerdo
  • 2 cdas de mostaza Dijon
  • 200ml de vino tinto
  • 200g de tomate rallado o triturado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cdta de azúcar moreno (yo he usado azúcar mascabado o de caña integral)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta de cayena molida al gusto
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Para los tomates rústicos

  • 4 tomates pera maduros
  • 3 rodajas de pan de pueblo
  • 1/2 cdta de tomillo seco
  • 1/2 cdta de albahaca seca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos preparando los tomates rústicos.

Cortamos el pan en dados de unos 2cm y los distribuimos sobre una bandeja apta para horno. Regamos con un chorrito de aceite de oliva y removemos bien el pan con las manos, para que se impregne bien con el aceite.

Cortamos los tomates en cuartos y partimos cada trozo de nuevo por la mitad (es decir, cortamos en octavos). Repartimos el tomate sobre el pan, volvemos a regar con un poco de aceite de oliva y agregamos una pizca de sal y las hierbas aromáticas.

Horneamos a 200º durante 60 minutos.

Mientras se hacen los tomates, preparamos el solomillo en salsa. Para ello, limpiamos el solomillo y lo cortamos en trozos de unos 3 o 4 cm. Colocamos en un bol el solomillo y agregamos las 2 cdas de mostaza. Mezclamos todo con las manos para que se reparta bien.

Cortamos los dientes de ajo en láminas y los sofreímos en una sartén honda o en una olla. Antes de que se doren, añadimos el solomillo y cocinamos a fuego fuerte hasta que el solomillo se dore ligeramente. Agregamos el vino y mantenemos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol (sabréis que se ha evaporado todo el alcohol cuando deje de desprender su característico olor).

Incorporamos el tomate, la pimienta de cayena, la pimienta negra y una pizca de sal. Añadimos el azúcar, removemos y dejamos cocinar a fuego medio-alto hasta que la salsa se reduzca y quede espesa.

Servimos el solomillo acompañado con la guarnición de tomates rústicos.

¡Listo!